Escoliosis cervical

La escoliosis cervical puede desarrollarse como consecuencia de una enfermedad degenerativa como la osteoporosis o por condición hereditaria, pero en la mayoría de los casos se desconoce su causa. Es una condición poco común, por lo tanto existe poca información del manejo quirúrgico de esta enfermedad.

La escoliosis cervical es una condición poco común

En la escoliosis cervical predominan las deformidades sagitales sobre las coronales. Estas pueden estar asociadas a artritis reumatoide, espondilitis anquilosante o un trauma.

Se recomienda aplicar cirugía de escoliosis cervical cuando la curvatura de la columna es muy pronunciada, también cuando el paciente tiene dolor severo o presenta dificultad para respirar. Con la cirugía se espera rectificar y estabilizar la deformidad de la columna, así como prevenir la progresión de la enfermedad.

La rectificación implica, en muchos casos, la remoción de uno o varios discos intervertebrales o vertebras en el segmento de la columna, donde se tiene la curvatura y los huecos resultantes serán tratados con injerto óseo. Es muy común usar varillas y tornillos para fijar la columna en la nueva posición.

Causas de la escoliosis cervical

La verdadera causa no se ha determinado, los especialistas se han basado en las siguientes teorías para buscar determinar los factores etiológicos:

  • Teoría hormonal. Las hormonas metabólicas tiroideas conducen a un reblandecimiento de la estructura ósea y en consecuencia provoca una distorsión grave en la columna vertebral.
  • Teoría Neuromuscular. Alteraciones en el tejido muscular producen curvaturas de la columna vertebral cervical.
  • Teoría degenerativa. Se basa en que la deformación de la columna es por la falta de nutrientes, debido al poco suministro de sangre a la columna vertebral.

Sin embargo, existen curvaturas en la columna vertebral cervical cuyas causas aún permanecen desconocidas.

Escoliosis cervical superior (Deformación lateral del cuello)

La deformación del cuello, no solo es una patología de la columna vertebral cervical sino también es un problema de microcirculación en el cerebro. Este trastorno se caracteriza por una flexión lateral a nivel de las vértebras C1-C4.

Las personas que padecen esta enfermedad presentan incapacidad para flexionar totalmente el cuello, migraña, dolor en la región temporal y fatiga sin razón aparente.

La electromiografía es un tratamiento que se aplica antes de la deformación total del cuello. Esta técnica permite detectar trastornos motores en la columna vertebral cervical.

Cuando la curvatura no supera los dos grados

El tratamiento para esta afección cuando a curvatura no supera los dos grados:

  • Fisioterapia.
  • Quiropráctica y masajes.
  • Osteopatía.

Cuando la curvatura supera los dos grados

Si la enfermedad supera los dos grados, los síntomas se agravan y se deben utilizar técnicas quirúrgicas para reparar el daño.

En este caso el paciente presenta hernia discal con inflamación en los nervios espinales y ciática. Se evidencia un fuerte dolor cervical, que con el tiempo se extenderá a la zona torácica y occipital. Un síntoma común es entumecimiento de las extremidades superiores. Trabajar sentado en una posición incómoda agrava la situación.

Esta curvatura cervical conlleva a la enfermedad degenerativa de disco, comprometiendo las raíces nerviosas debido a la estenosis de los agujeros intervertebrales.

Si el dolor se concentra en la espalda superior, estamos en presencia de una escoliosis cervical inferior. Se evidencia adormecimiento de las extremidades superiores cercanas al cuello. También se siente dolor al flexionar y respirar.

El que padece esta afección refleja dolor en el cuello por las mañanas al levantarse, éste se reduce al paso de las horas. Debido a la tensión exagerada de los músculos, la persona no puede ejercer movimientos de flexión y extensión del cuello.

Cirugía de la escoliosis cervical

La cirugía de escoliosis cervical es compleja y de alto riesgo. Puede tardar varias horas en completarse y es realizada bajo anestesia general. Es un proceso bastante exigente tanto para el cirujano, como para el paciente.

Antes de la cirugía el médico analizará los resultados de las pruebas de diagnóstico como los rayos x, hematología y todas aquellas necesarias para el preoperatorio. También se deben considerar las condiciones coexistentes, como enfermedades y en base a estos el cirujano recomendara el tipo de cirugía apropiado.

Dependiendo de la posición y complejidad de la cirugía, se puede hacer desde la parte posterior o frontal del cuerpo (desde el pecho). Incluso existen casos en que se debe operar dos veces, primero frontal y luego posterior, en un periodo corto, con pocos días de diferencia.

El abordaje y tipo de cirugía va a depender de distintos factores como la edad del paciente, el grado de la curvatura y su causa. También se deben tomar en cuenta el prontuario médico del paciente: si es diabético o si padece de disfunción endocrina.

Generalmente, luego de la cirugía, el paciente permanece alrededor de una semana en observación y cuidados.

Riesgos de la cirugía de escoliosis

  • Reacción a la anestesia general.
  • Infección.
  • Daño a los nervios.
  • Sangrado.

La escoliosis cervical es una patología grave, que puede producir cambios en el cerebro. Debe ser detectada y tratada a tiempo. Un diagnostico mediante electromiografía ayudara al proceso de recuperación.