Escoliosis en adultos

La escoliosis en adultos o escoliosis degenerativa es una curvatura anormal de la columna vertebral, causada por el deterioro en las articulaciones facetarias y discos intervertebrales.

La escoliosis en adultos es una curvatura anormal de la columna vertebral

La deformación progresiva de la columna y la asimetría resultante, generalmente ocurre lentamente en una persona que envejece. Empiezan a ocurrir cambios importantes a nivel de la espina dorsal y comienza a aparecer dolor leve en el cuello o en la espalda. Con el transcurrir del tiempo este dolor se intensifica, llegando a ser incluso insoportable.

No se puede decir con exactitud qué porcentaje de la población padece de escoliosis degenerativa. En algunos casos no se presentan síntomas significativos. Sin embargo algunos estudios sugieren que más del 60% de la población mayor de 60 años sufre al menos de escoliosis leve.

Síntomas de la escoliosis en adultos

El síntoma que prevalece es el dolor, este puede variar de intenso a insoportable. Se puede proyectar hacia las piernas, dificultando la movilidad.

Este dolor es causado por los nervios comprimidos o la inflamación de la articulación espinal y no por la curvatura anormal de la columna como se suele pensar.

El dolor es más intenso por las mañanas al despertar, pero al comenzar los primeros movimientos va desapareciendo.

Cuando la persona con escoliosis tiene las articulaciones inflamadas y/o comprimido el canal espinal, percibe el dolor en las piernas al caminar o cuando se permanece de pie.

Además también pueden aparecer síntomas como:

  • Sensación de hormigueo o entumecimiento que se proyecta hacia los glúteos y las piernas.
  • Dolor fuerte en las piernas que aumenta al caminar y disminuye en el reposo.
  • Rigidez en la espalda baja o zona lumbar.

Si usted padece esta enfermedad y realiza esfuerzo físico, experimentará un dolor que aumenta progresivamente.

Diagnostico

Para evaluar la magnitud y el tipo de escoliosis en el adulto mayor, se debe un realizar examen clínico y radiografías de la columna vertebral.

Se recomienda realizar una resonancia magnética para descartar una estenosis, si dentro de los síntomas aparece dolor que se proyecta a las piernas.

Examen físico

El especialista de la columna hará un examen físico. Primeramente observará si existe simetría, comprando los lomos de la espalda mediante el Test de Adams.

Los nervios se prueban por reflejos, sensibilidad y la fuerza de los músculos.

Palpando la espalda intentará conseguir el punto exacto donde se está produciendo la compresión de la curva en la espina dorsal. Con este método, el médico puede hacerse una imagen mental del problema. Podrá definir el tamaño de la deformidad y el grado de flexibilidad de la columna vertebral.

Causas de la escoliosis en adultos

En una persona sana, las articulaciones intervertebrales ayudan a la movilidad de la columna, actuando como bisagras y a su vez los discos intervertebrales absorben el impacto entre los huesos vertebrales, cual si fuera un amortiguador.

Pero al avanzar la edad se experimenta el proceso de degeneración de las articulaciones y los discos de manera natural, para algunas personas la evolución de la enfermedad será más rápido que para otras.

Cuando esta degeneración es más activa a un lado de la columna que del otro, es muy probable que el paciente pueda sufrir de escoliosis. Generalmente comienza a formarse una curvatura en la parte baja de la espalda en forma de C.

Dentro de las enfermedades desencadenadas por la degradación de la espina dorsal tenemos: enfermedad degenerativa de disco, canal espinal estrecho y osteoporosis. Estos trastornos de la columna vertebral pueden causar un desvío de la columna hacia la derecha o a la izquierda.

Si la curvatura en la zona lumbar excede los 10 grados (medido por el ángulo de Cobb), se considera escoliosis.

Tratamiento para la escoliosis en adultos

Con ayuda profesional se puede tratar la escoliosis a través de métodos no invasivos, cuyo objetivo es aliviar el dolor y fortalecer los músculos de la espalda.

Tratamientos con ejercicios

Aumentar la fuerza y la movilidad de la columna vertebral, no solamente alivia el dolor sino que previene que aparezca nuevamente en el futuro. Esto se puede lograr mediante ejercicios especiales que el especialista seleccionara dependiendo del diagnóstico.

Luego del diagnóstico el fisioterapeuta puede aplicar una rutina de ejercicio de acuerdo a las necesidades físicas del paciente. También se recomienda terapia bajo el agua, donde se acondicionan los músculos sin los efectos de la gravedad y se libera la tensión en las articulaciones.

Se puede optar por terapia de masajes, pero sólo para estimular la circulación sanguínea y relajar los músculos.

Tratamiento con medicamentos

La medicación para la escoliosis no es muy extensa. Esta va dirigida a aliviar el dolor y desinflamar las articulaciones para poder seguir el programa de terapia física sin problemas.

Los medicamentos comunes incluyen los fármacos antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno o Celebrex. También el acetaminofén es común en estos casos.

En el tratamiento para la escoliosis, también se usan mucho en las inyecciones epidurales esteroideas para aliviar el dolor. Se aplican sobre la zona afectada directamente, con la ayuda de rayos X.

Se debe evitar medicamentos que contengan drogas sintéticas, excepto cuando nada pueda aliviar los síntomas.

Tratamiento a través de Quiropraxia

El profesional en quiropraxia puede ajustar las estructuras del cuerpo para reducir el dolor y mantener la movilidad. Esta terapia solo es recomendada si la escoliosis en el adulto no es muy pronunciada.

Cirugía para la escoliosis en adultos

Cuando los métodos no invasivos han fallado en detener la escoliosis degenerativa, se debe empezar a considerar la cirugía.

La población que estamos considerando para la cirugía son personas mayores de 60, 70 e incluso 80 años, por tanto los riesgos aumentan.

Le corresponde al médico cirujano decidir si el paciente es candidato para una cirugía. Para ello debe hacer un estudio exhaustivo de la función nerviosa. Verificando si hay estrechamiento en el canal espinal o si existen compresiones en las raíces nerviosas.

También se habla de cirugía cuando el paciente presenta un dolor insoportable. Este puede ser un indicio que la escoliosis degenerativa está progresando.

Si la curvatura de la columna ha aumentado considerablemente (se han visto casos que pasan de los 50 grados), el paciente puede presentar problemas de equilibrio y complicaciones cardiopulmonares.

Tipos de cirugía

El paciente se puede ver sometido a una cirugía de descompresión, donde se busca eliminar parte una vértebra y si es necesario cualquier otro elemento de la espina dorsal, con el fin de aliviar la presión sobre una raíz nerviosa.

En el caso de escoliosis de adultos, esta cirugía viene acompañada de una fusión espinal, siempre y cuando el paciente pueda tolerar una cirugía más compleja.