Quiropráctica para la escoliosis

La quiropráctica es un tratamiento que sirve para tratar los trastornos musculoesqueléticos y  está considerada como una técnica capaz de aliviar los síntomas de la escoliosis y detener su progresión. La quiropráctica para la escoliosis se recomienda principalmente para pacientes mayores de 13 años y con una curvatura menor o igual a 20 grados.

La quiropráctica para la escoliosis se recomienda principalmente para pacientes mayores de 13 años

Este tratamiento tiene como objetivo alinear los músculos, huesos y articulaciones. Los reajustes de la espalda y columna se pueden hacer con la mano o con dispositivos estabilizadores. Debemos entender que métodos como la quiropraxia son eficaces para mejorar y tratar la escoliosis más no  para curar esta condición.

La quiropráctica para la escoliosis puede ser usada junto con otros métodos, como por ejemplo algunas rutinas de ejercicios. Con esta combinación de técnicas podemos conseguir un reposicionamiento de las articulaciones, con el fin de lograr una mejoría de los síntomas a largo plazo.

¿Puede un quiropráctico corregir la escoliosis?

Existe cierto escepticismo con respecto a esta práctica terapéutica, las personas muchas veces buscan la ayuda de un quiropráctico teniendo altas expectativas y pensando que su escoliosis podrá ser curada de un todo. Sin embargo esto no es así, debemos tener en cuenta que la escoliosis es una condición tratable que requiere atención continua, pero no se cura del todo con este tratamiento.

Un quiropráctico que posea los conocimientos necesarios sobre escoliosis, podrá mejorar la calidad de vida del paciente y ayudará a disminuir de una manera significativa los síntomas de la escoliosis, sin olvidar que será una solución a largo plazo y que requiere de constancia.

Debemos tener cuidado en el especialista que tratará la escoliosis, muchos quiroprácticos sin los conocimientos necesarios de escoliosis tratan esta condición como cualquier otra patología. La escoliosis requiere de un enfoque único, por lo que cualquier tratamiento quiropráctico no funcionará y puede empeorar la curvatura.

Un buen diagnóstico es la clave para un tratamiento efectivo. Los quiroprácticos no son los especialistas más recomendados para realizar un diagnóstico, por lo que antes de acudir a un quiropráctico debemos buscar otra opinión médica.

Si decidió por un tratamiento quiropráctico para mejorar su escoliosis, lo mejor es realizar todas las preguntas necesarias al especialista antes de comenzar cualquier procedimiento, no debe quedarse con ninguna duda.

Verifique que sea un profesional certificado y que maneja el tema de la escoliosis de manera eficaz. Si observa que el tratamiento indicado por el quiropráctico no está dando resultados, quizás sea hora de cambiar de médico.

¿Cómo evalúa un quiropráctico a un paciente con escoliosis?

Aunque la evaluación realizada por el quiropráctico va a depender de cada paciente, existen ciertos indicadores que nos ayudarán a dar con el tratamiento correcto. Dentro de los indicadores presentes en la quiropráctica para la escoliosis tenemos: rigidez espinal, integración sensitivomotora, dedicación del paciente.

Rigidez espinal

Aquí se busca la cantidad de tensión acumulada en los nervios de la columna, centrándose en los discos, músculos y huesos. El tratamiento de la tensión nerviosa ayuda a mejorar los síntomas de la escoliosis, a medida que avanzamos con la terapia.

Integración sensitivomotora

Se basa en la conexión que existe entre la mente y el cuerpo. En algunos pacientes la falta de integración sensomotora puede dar lugar a padecimientos como la escoliosis. Este indicador implica una serie de pruebas que establecen la existencia o carencia de un equilibrio sensitivo, algunas veces los quiroprácticos pasan por alto este indicador, el cual puede ser un factor importante para un tratamiento eficaz contra la escoliosis.

Dedicación del paciente

El nivel de compromiso del paciente con respecto a la mejoría de la escoliosis, es un factor importante que determinará la eficacia del tratamiento. Un plan de tratamiento bien ejecutado requiere de la dedicación del paciente, no solo en la consulta con el quiropráctico sino también  en su hogar, siguiendo las especificaciones indicadas por el especialista.

Quiropráctica para la escoliosis: Tratamiento

Para lograr los mejores resultados en el tratamiento de la escoliosis con la quiropraxia, es necesario realizar al menos dos horas de ejercicios. Estos incluyen el entrenamiento del equilibrio, entrenamiento de la fuerza y la silla de la escoliosis de tracción, con esto podremos crear una elongación y estiramiento de la columna. Además de desenrollar los nervios a medida que disminuye el ángulo de la curvatura.

En la quiropráctica para la escoliosis, para realizar los reajustes de la espalda y columna vertebral, se usan dos tipos de tratamientos: el tradicional y el específico para la escoliosis.

Tratamiento quiropráctico tradicional para la escoliosis

En la quiropráctica para la escoliosis el tratamiento tradicional consiste principalmente en darle movilidad a la columna y corregir el ángulo de Cobb, mediante el ajuste en la parte alta del arco iris, haciendo presión hacia abajo en la columna vertebral y la caja torácica.  Esto se realiza mientras el paciente se encuentra acostado boca abajo, pero debemos tomar en cuenta que si el quiropráctico no está familiarizado con la complejidad de la escoliosis, podría agravar más la condición.

Tratamiento quiropráctico específico para la escoliosis

Este tratamiento quiropráctico de reajuste de la columna vertebral, consiste en corregir gradualmente la curvatura de forma suave y precisa. El ajuste específico de la escoliosis utiliza un instrumento de precisión para un acople mecánico de las articulaciones del cuello.

El primer paso para restaurar la curvatura causada por la escoliosis, es centrar la cabeza, dando fuerza de manera suave a los huesos del cuello. Esto se realiza mientras el paciente está sentado, donde se trabajará para colocar esas articulaciones en una posición ideal. Los reajustes también se pueden realizar en la espalda y las caderas, esto dependerá del diagnóstico y condición de cada paciente.

Existen 4 pasos esenciales que debemos seguir para un tratamiento quiropráctico exitoso, dentro de los cuales tenemos: Suavizar, reparar, configurar y el soporte nutricional.

Suavizar

Esto implica un aumento de la flexibilidad y el bombeo de nutrientes a las articulaciones de la columna vertebral. Para relajar los ligamentos, tendones y discos de la columna, el especialista usa vibraciones con frecuencias específicas para cada caso, incrementando de esta manera el riego sanguíneo.

Reparar

Consiste en el ajuste de la columna a través de técnicas de corrección aplicadas por el quiropráctico. Para un tratamiento eficaz y seguro se deberá hacer una evaluación a cada paciente mediante Rayos X y así establecer el diagnóstico correcto.

Configurar

A través de la estimulación, la capacidad de sentir la posición relativa de las partes corporales y los ejercicios de estabilización de cabeza, hombros, cadera y pelvis. Se mantiene la posición de la columna vertebral después de su corrección.

Soporte nutricional

Los quiroprácticos integran una alimentación balanceada como parte del tratamiento para la escoliosis. Se cree que una buena dieta repercute en la salud de nuestro organismo, principalmente en el sistema musculoesquelético, aumentando la densidad ósea y ayudando a una mejor absorción de los nutrientes.