Cifoescoliosis

Cifoescoliosis
Califica este artículo

La cifoescoliosis es una deformación bastante grave y severa en la columna vertebral de la persona afecta a esta enfermedad. Se trata de un problema que lleva aparejados otros dos más.

 

cifoescoliosis

Por un lado, la escoliosis común, es decir, la curvatura en C o en S de la columna vertebral de una manera más o menos acuciada.Por otro lado, la cifosis, un problema en el cual la columna vertebral también presenta una curvatura, pero esta vez de una mayor envergadura, y localizada en la zona de la caja torácica.

La curvatura en este caso se produce hacia fuera de la espalda, por lo que la persona se muestra inclinada hacia adelante.

La mayor parte de casos de cifoescoliosis no aparecen por factores externos a nosotros, tales como llevar hábitos de sentarnos en una mala postura, de cargar demasiado peso sobre nuestra espalda, etc.

Tampoco sucede lo mismo que en el caso de la escoliosis, en el cual la causa principal de tal problema es el rápido crecimiento de la columna vertebral, la cual acaba por desarrollar una curvatura hacia un lado o hacia otro, si bien puede darse cifoescoliosis en esta etapa de la vida, aunque es bastante extraño.

Causas de la cifoescoliosis

En el caso de la cifoescoliosis, normalmente la causa es meramente hereditaria. El hecho de que intervengan unos genes determinados es la causa de este problema, aunque los parientes cercanos no hayan tenido problemas de este tipo a lo largo de su vida. Aunque, por supuesto, si los han tenido, es muy probable que el descendiente también desarrolle un problema de cifoescoliosis.

Síntomas de la cifoescoliosis

cifoescoliosis sintomasEstas curvaturas en la espalda no tienen un carácter para nada normal, por lo que los síntomas son evidentes. De un lado, en cuanto a los síntomas externos, podemos observar una gran diferencia de altura entre el hombro izquierdo y el hombro derecho, así como en el lado derecho de la cadera y el lado izquierdo de la cadera.

Además, la simple visualización de la curvatura de la espalda ya es un síntoma más que evidente de un problema de escoliosis. También podremos observar la parte alta de la espalda sobresaliendo de la parte baja.

Así como los síntomas externos, en cuanto a los síntomas internos, el síntoma más común es el de dolor en la espalda propiamente dicha, o en la parte baja de la misma, que es la que normalmente acaba por cargar todo el peso del cuerpo. Pero, además de este molesto dolor en diversos lugares de la espalda, otro síntoma bastante común es la fatiga de quien padece el problema de cifoescoliosis o escoliosis común.

Dado que no pueden repartir todo el peso del cuerpo de manera correcta, estar mucho tiempo sentado o mucho tiempo de pie, así como una actividad física algo elevada, puede hacer que estas personas acaben fatigadas y con sentimientos de cansancio generalizado.

Tratamiento para la cifoescoliosis

En cuanto al tratamiento de este tipo de problemas, como en el caso de la escoliosis, es bastante variado. Si la causa es el desarrollo de un adolescente, las curvaturas de la cifoescoliosis no suelen medir más de 20 grados, por lo que no habrá mayor complicación y el único tratamiento que deberá seguir el paciente es el de acudir a la consulta del médico cada 4 o 6 meses para que este pueda realizar un seguimiento del problema.

cifoescoliosis causasHay casos, no obstante, en que la curvatura oscila entre los 20 y los 30 grados. En este caso, el profesional médico encargado de realizar el seguimiento de la columna vertebral del paciente, recomendará el uso de un corsé ortopédico que pueda ayudar a corregir de manera natural la postura de la espalda.

Al contrario de lo que sucede en el caso de la escoliosis, la cifoescoliosis afecta a más zonas de la columna, por lo que los corsés ortopédicos empleados serán diferentes y variados.

Los corsés no tienen como finalidad ir corrigiendo por sí solos la postura de la espalda, sino ayudar a la misma a repartir el peso de manera equitativa, de tal suerte que la postura acabe naturalizándose por sí sola.

Sin embargo, puede suceder que la curvatura de la espalda sobrepase los 30 grados y alcance los 40, en cuyo caso estaríamos ante un caso bastante extremo, grave y severo que habría que tratar de una manera más invasiva. En este caso, la única solución que se puede plantear al paciente es una cirugía.

Esta cirugía consistirá en tratar de corregir las vértebras de la columna afectadas por el problema, de tal manera que la postura se vaya corrigiendo de manera progresiva. Para el post operatorio de esta intervención, el paciente llevará en la gran mayoría de los casos un corsé ortopédico, con el fin de repartir el peso de manera equitativa en toda la espalda.

De esta manera, el paciente se irá acostumbrando a tomar una determinada postura que no perjudique a su espalda.