Escoliosis idiopática

Escoliosis idiopática
5 (100%) 1 voto

La escoliosis idiopática es una escoliosis común. Es la curvatura de la espalda que podemos encontrar en forma de C o en S en la espalda, y normalmente la sufren los niños y los adolescentes.

escoliosis idiopática

El hecho de que tras la palabra escoliosis se incluya la de idiopática, nos quiere decir que no se ha podido establecer una causa que genere dicha enfermedad.

Generalmente, el hecho de que uno de los padres de un niño haya padecido escoliosis, tiene que ver en gran medida con que el niño también la padezca.

Sin embargo, hay ocasiones en que aparece un caso de escoliosis en un menor, pero ninguno de los progenitores tiene este tipo de problemas en la espalda, por lo que no se presentan antecedentes familiares claros que originen el problema.

Como regla general, una escoliosis idiopática se manifiesta antes de los primeros 6 meses de vida de un bebé. Realmente, este tipo de problemas, en la mayor parte de los casos, suele solucionarse de manera natural, pero aun así existe un pequeño grupo de casos aislados en que la escoliosis idiopática empeora con el tiempo.

Etapas de la escoliosis idiopática

escoliosis idiopatica en adultosHay dos etapas en la vida de los menores que son determinantes para el desarrollo de una escoliosis, y son las etapas de crecimiento elevado y rápido.

La primera de estas etapas se produce cuando el menor alcanza los dos años de edad, en el que su cuerpo comienza a cambiar de manera bastante veloz y se adapta al de un niño de su edad. Posteriormente, irá creciendo en altura y formándose como persona en su esfera física, pero no con la misma rapidez con la que se suceden los cambios a los dos años de vida.

Otra etapa de crecimiento rápido se produce en la etapa de pre adolescencia y de adolescencia, como todos sabemos a la perfección. Es una etapa en la que el cuerpo se desarrolla con una velocidad asombrosa.

Si nuestro hijo sufre problemas de escoliosis y acaba estas dos etapas de crecimiento de una manera satisfactoria y con avances en la corrección de su curvatura, normalmente no deberemos preocuparnos más por el problema, ya que cuando finaliza el desarrollo óseo de los menores, ya no existe problema de desarrollar una escoliosis.

Pero esto no siempre así, como decíamos anteriormente, y hay casos aislados en que podemos ver que el problema de escoliosis aumenta a medida que el niño está creciendo y desarrollando su esqueleto.

Síntomas de la escoliosis idiopática

En cuanto a los síntomas y el tratamiento de la escoliosis idiopática, son exactamente iguales que en una escoliosis normal.

Como padres o como adultos que rodean la vida del menor, tenemos que tener muy presentes los síntomas externos, ya que los internos son difíciles de determinar. En caso de que estemos ante un niño, probablemente este no sea capaz de expresarnos que se está sintiendo fatigado, y en caso de un adolescente, probablemente no quiera decirnos qué le ocurre por temor a lo que pueda suceder, o simplemente por una cuestión de total indiferencia.

Por ello es extremadamente importante fijarnos en los síntomas externos para determinar un problema de escoliosis. Esto es, debemos fijarnos que los hombros y las caderas del menor estén alineados. En el caso de que haya una descompensación entre ellos, es decir, que un hombro esté más arriba que otro, o que un lado de la cadera esté elevado con respecto al otro lado, debemos concluir que muy probablemente se trate de escoliosis.

Tratamiento de la escoliosis idiopática

A partir de este momento, el tratamiento será una revisión periódica al médico para que este pueda hacer un seguimiento del problema del menor. Si la curvatura es de 20 grados o menos, solamente será necesaria una consulta periódica cada 4 o 6 meses para que le profesional pueda observar el avance del problema.

escoliosis idiopatica ejerciciosEn la mayor parte de los casos, la columna no sufre un empeoramiento, y el problema solo puede mejorar.

En caso de que la curvatura alcance los 30 grados o los 25 grados, la cosa puede complicarse. Aquí, en este tipo de situaciones, el profesional médico optará por la colocación de un corsé ortopédico que ayude a corregir la postura natural de la columna vertebral del paciente que sufre de escoliosis.

Un corsé ortopédico no corregirá la postura de la espalda por sí mismo, sino que hará que el peso que cargamos sobre nuestro propio cuerpo se reparta de manera equitativa en toda la espalda, de tal manera que será el propio paciente el que corregirá su postura.

Sin embargo, para aquellos casos en que la columna alcance los 40 grados o más, la solución es mucho más drástica. El problema no puede corregirse a no ser que se haga una intervención quirúrgica en el paciente, de tal manera que se recoloquen las vértebras que producen la deformidad que genera una escoliosis.

De esta manera, en el post operatorio, lo recomendable es usar un corsé ortopédico para estabilizar la espalda del paciente.

Sin comentarios