Escoliosis neuromuscular

Escoliosis neuromuscular
Califica este artículo

La escoliosis neuromuscular (SNM) es una enfermedad que ataca los sistemas neurológico, muscular y nervioso, causando una curvatura anormal de la columna vertebral. La escoliosis neuromuscular no suele ser dolorosa. Existen casos donde el grado de curvatura es muy grande y es posible que si se sienta malestar en la espalda.

Detectar escoliosis neuromuscular

 

La progresión en la escoliosis neuromuscular es muy frecuente y suele continuar hasta la edad adulta. Si no es tratada a tiempo, puede terminar en la incapacidad del paciente. Los niños que presentan esta condición médica pueden padecer adicionalmente otras enfermedades. Por lo que es común que varios especialistas trabajen en conjunto en este tipo de casos.

Síntomas de la escoliosis neuromuscular

Los síntomas pueden variar de acuerdo a la edad del paciente y pueden manifestarse desde la niñez.

  • Síntomas de la escoliosis neuromuscularInestabilidad al caminar.
  • Incapacidad para sentarse.
  • Desequilibrio del tronco.
  • Oblicuidad pélvica.
  • Incapacidad para caminar y uso de silla de ruedas, esto en los casos más graves.
  • Cabeza desalineada con el resto del cuerpo.
  • Altura irregular de hombros y cadera.
  • Sensación de que el paciente tenga diferente altura con respecto a los lados izquierdo y derecho.
  • Manos colgando desigualmente con respecto al cuerpo.
  • Inclinación corporal hacía adelante.
  • Úlceras de presión.
  • Necesidad de usar las manos como soporte para sentarse.

Causas de la escoliosis neuromuscular

Existen numerosas causas que pueden originar la escoliosis neuromuscular y está asociada a un patrón particular de debilidad muscular.

  • Debilidad o espasticidad de los músculos de la columna vertebral y de la parte superior del cuerpo.
  • Anomalías del sistema nervioso.
  • Cambios del tronco causados por músculos débiles o fuertes de la cadera y la pelvis.
  • Tono muscular anormal causado por parálisis cerebral o distrofia muscular.
  • Traumatismo físico.
  • Enfermedades del tejido conectivo.

Clasificación de la escoliosis neuromuscular

La escoliosis neuromuscular ha sido clasificada por La Sociedad de Investigación de la Escoliosis en: Neuropáticas y Miopáticas.

Lesiones neuropáticas

Son lesiones de la neurona superior y motora. Se clasifican en: parálisis cerebral, siringomielia, trauma de la médula espinal, espina bífida y ataxia de Frederich.

Dentro de esta clasificación se incluyen las lesiones de la motoneurona inferior, que son: poliomielitis y atrofia muscular en la columna.

Lesiones de la neurona superior y motora

Parálisis cerebral. Es un trastorno permanente causado por lesiones en el cerebro, afecta el movimiento y motricidad de la persona que la padece. Los pacientes con parálisis cerebral están limitados en sus capacidades de percepción, comunicación, comportamiento, además de problemas sensitivos y cognitivos.

Siringomielia. Es una enfermedad neurológica que causa daño de la médula espinal, por la formación de un quiste conocido como siringe o syrinx.

Este quiste está lleno de líquido y se expande lentamente presionando la médula, lo que origina pérdida de la función muscular.

Trauma de la médula espinal. Son lesiones de la médula, que pueden ser causadas de manera directa por: accidentes, caídas, lesiones deportivas, cortaduras, compresión, heridas de bala, entre otros y de manera indirecta por enfermedades en tejidos, huesos o vasos sanguíneos.

La severidad de la lesión será determinada por el grado de afectación de la médula, si es de manera parcial o completa. Sus síntomas principales son pérdida de sensibilidad y debilidad.

Espina bífida. Es una malformación congénita del tubo neural, que afecta la columna vertebral. Se forma durante el desarrollo embrionario. Se manifiesta en algunos casos con una abertura en la espalda donde se puede ramificar la médula espinal hacia afuera.

Ataxia de Frederich. Es una enfermedad neurodegenerativa que causa un proceso de degradación en la médula espinal y el tejido nervioso.

Las  personas que la padecen sufren problemas de coordinación y los cambios que ocurren en la columna vertebral son causantes de escoliosis.

Causas de la escoliosis neuromuscular

 

Lesiones de la motoneurona inferior

Poliomielitis. Es una enfermedad causada por un virus que afecta el sistema nervioso central. Es una infección contagiosa que daña la médula espinal y el cerebro, ocasionando parálisis y atrofia muscular.

Atrofia muscular en la columna. Es un trastorno que afecta la columna vertebral, degenerando los músculos y articulaciones, causando atrofia de las vértebras.

Esta enfermedad genera en los pacientes debilidad y pérdida de la masa muscular. También pueden experimentar síntomas graves como falta de desarrollo, insuficiencia respiratoria, anomalías articulares, entre otros.

Lesiones miopáticas

Estos patrones de deformidad y degeneración del tejido muscular incluyen: distrofia muscular de Duchenne (DMD), artogriposis y miotonía.

Distrofia muscular de Duchenne (DMD). Es una enfermedad neuromuscular, conocida también con el nombre distrofia muscular progresiva. La DMD progresa de manera rápida y causa la degeneración de los músculos esqueléticos, muchos pacientes pueden quedar incapacitados para caminar.

Es común que los pacientes con DMD tengan afectados otros órganos, causándoles así problemas en el corazón, columna, ojos, cerebro, entre otros.

Artogriposis. Es un síndrome que causa contracturas articulares, donde los miembros adquieren una posición anormal permanente que afecta el movimiento y su función normal. Esta condición causa atrofia muscular e incapacidad del paciente en mucho de los casos.

Miotonía. Es un trastorno hereditario caracterizado por la incapacidad de los músculos de relajarse o de relajarse lentamente luego de una contracción. Esta condición puede afectar todos los músculos, causando rigidez.

Pruebas físicas para detectar escoliosis neuromuscular

La escoliosis neuromuscular se puede detectar a través de un examen físico y pruebas de imagen. Estas deben ser realizadas por un especialista capacitado para evitar falsos diagnósticos.

Examen físico

El médico como primer paso realizará un historial médico del paciente, donde analizará antecedentes de enfermedades familiares, síntomas, enfermedades previas, entre otros.

La inspección visual corporal es esencial, el médico tratante observará y examinará la espalda indicando al paciente que se incline hacia adelante.

La forma de sentarse, de caminar y cualquier desequilibrio corporal presente, son factores que podrán determinar la presencia o no de escoliosis neuromuscular.

Pruebas de Imagen

Dentro de las pruebas de imagen tenemos los rayos x (RX) y la resonancia magnética. Las radiografías o (RX), muestran la estructura de los huesos. En el caso de la escoliosis se observará la curvatura de la columna, así como la densidad ósea. A través de esta prueba se podrá determinar el ángulo y grado de la curvatura.

La resonancia magnética

Es una técnica de obtención de imagen corporal de la estructura y de los tejidos. Es útil para determinar escoliosis neuromuscular ya que con ella se detecta las condiciones de la médula espinal.

Tratamientos para escoliosis neuromuscular

De acuerdo a la clasificación de enfermedades subyacentes, el tratamiento de la escoliosis neuromuscular necesita del trabajo conjunto de diferentes especialistas. Los tratamientos para esta condición se clasifican en quirúrgicos y no quirúrgicos.

Tratamientos quirúrgicos

Los tratamientos quirúrgicos son los indicados para tratar una curvatura con más de 50° y con progresión. Se recomienda esta opción cuando el paciente siente mucho dolor, hay deterioro funcional, así como problemas cardíacos y respiratorios.

Los objetivos principales de la cirugía de escoliosis neuromuscular, es detener la progresión. Además de reducir el dolor y el reposicionamiento, mejorar el equilibrio y mejorar la función muscular y respiratoria.

Los procedimientos quirúrgicos más usados son las barras de crecimiento y la fusión espinal, siendo este último el más usado.

Tratamientos no quirúrgicos

Estos tratamientos se basan en impedir el progreso de la curva, son usados cuando la curvatura de la columna es leve.

Algunos de los procedimientos que pueden ayudar a mejorar la escoliosis neuromuscular son: terapia física y modificación de la silla de ruedas.